Termos

Termos

En CIT somos expertos reparando tus equipos
¿Aún no sabes si merece la pena reparar?
Nosotros te lo decimos
Reparamos tu termo
Cuando por ejemplo:
No enciende
Hace mucho ruido
No calienta suficiente

¿En qué nos diferenciamos?

  • Precios 20% más bajos.
  • Garantía de hasta 2 años.
  • Si no quedas satisfecho, te devolvemos el dinero.
Uno

LLAMANOS

Dos

PRESUPUESTO

Dos

REPARACIÓN

 ¡LLámanos!

Llámanos o rellena el formulario con tus datos y nosotros te llamamos.

Presupuesto Gratuito

Nuestros técnicos revisarán el aparato y te asesorarán sobre su reparación.

Reparaciones Garantizadas

Reparamos en tiempo récord y con total garantía.

Boton

¡Llámanos!

Madrid
91 284 16 16
Barcelona
93 299 21 45
Valencia
96 096 41 04
Sevilla
95 430 31 45
Málaga
951 982 363
Mallorca
871 570 373
Alicante
966 532 876
Bilbao
944 940 879
Contactamos contigo
completamente gratis
Te llamamos
Reparación de termos

Reparación de termosLos termos eléctricos están especialmente indicados en zonas donde el agua de entrada no esté demasiado fría, donde la disponibilidad de energía sea un condicionante, o donde los períodos de utilización sean discontinuos, como en apartamentos de vacaciones.

Al mismo tiempo su instalación y funcionamiento es tan sencillo que refuerzan su elección.

Funcionamiento básico

El calderín está siempre lleno de agua y a una cierta presión. Cuando se alcanza la temperatura deseada, el termostato de funcionamiento interrumpe la alimentación de corriente hacia la resistencia.

Cuando se utiliza el agua caliente, penetra agua fría en el calderín. Entonces, el termostato se enfría y cierra el circuito poniendo en funcionamiento la resistencia. El agua fría se calienta hasta que se alcanza la temperatura fijada en el termostato. Toda la que está en el calderín permanece caliente y preparada hasta que hay demanda de consumo.

El principio de funcionamiento de un termo se basa en la estratificación de diferentes temperaturas del agua, es decir, el agua forma capas a diferentes temperaturas que no se mezclan entre sí. Hay una explicación muy simple para este proceso: cuando el agua se calienta, se expande y adquiere una densidad menor que cuando está fría.

El agua más caliente, entonces, tiene una densidad menor y ocupa la parte superior del calderín. Las otras capas de agua menos caliente se forman debajo de ésta, en función de la temperatura decreciente.

Cuando el agua caliente sale por la parte superior del calderín, ésta es sustituida por agua fría que entra por abajo. El equilibrio de densidad se mantiene. Se puede imaginar un “pistón de agua fría” debajo que empuja un “pistón de agua caliente” en la parte alta cuando se utiliza el agua.